Unas 200 empresas están bajo investigación después de detectarse que fueron creadas específicamente para evadir impuestos: hay líderes procesados, se realizaron cuatro allanamientos y más de 86 procedimientos policiales.

Se estima que a defraudación con estas sociedades de papel alcanzó los 78 millones de pesos, dijo el director de Rentas, Joaquín Serra, quien no descartó que la cifra ascienda una vez que se desarrolle toda la investigación.

Según informa El País, la DGI elevó a la justicia de Crimen Organizado los antecedentes del caso, que ya procesó a los autores intelectuales de la estafa, que se venia llevando a cabo desde hace al menos siete años.

Serra comentó que hay “varios escribanos” que podrían estar involucrados en la maniobra.

Los estafadores se dedicaban a la venta de sociedades anónimas en formación. las empresas eran utilizadas para defraudar al fisco mediante la obtención de facturas que documentaban la compra de bienes o servicios inexistentes, provenientes de empresas que tampoco eran reales en muchos casos.