Cuatro procesados por explotación sexual infantil en Paysandú

0
67

Seis menores, primas y hermanas entre sí, eran obligadas por su abuela a tener relaciones sexuales con hombres a cambio de dinero.

Las menores eran dos niñas de 8 y 11 años, dos adolescentes de 15, una de 14 y otra de 17 años.

Su abuela, de 64 años, convocaba hombres a su casa, les proveía alcohol, y obligaba a sus nietas a bailar. Los hombres elegían una que era obligada a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero en uno de los dos cuartos de la casa del pueblo El Eucalipto.

En ese pueblo, a solo 80 kilómetros de la capital, vivían las niñas y adolescentes junto a sus madres de 31 y 36 años -una de ellas sordomuda-, su abuela, y su abuelo.

Si las adolescentes se negaban a tener relaciones sexuales, eran castigadas.

Las madres de las jóvenes también se prostituían. Una de ellas es sordomuda y aun no pudo ser interrogada por falta de perito en Paysandú.

La situación llegó a conocimiento del INAU a través de la directora de la escuela a la que concurrían las niñas de 8 y 11 años. El INAU denunció y la justicia tomó medidas cautelares, apartando a las niñas y adolescentes de sus progenitores y sus abuelas.

La abuela no confesó, pero el ministerio público recolectó las pruebas incriminatorias correspondientes.

La señora incluso llevaba a las jóvenes a someterse a abuso sexual a Queguay, un pueblo cercano, del que se las veía volver a altas horas de la madrugada en ómnibus.

El caso estuvo en manos de la jueza Elsa Montin, y durante el procedimiento fueron interrogadas unas 20 personas mencionadas por las menores y personas de la localidad.

Los interrogados quedaron emplazados, y la Doctora dispuso la detención de cuatro personas más para ser indagadas sobre los hechos.

Además dispuso que un perito calificado tome declaración a la madre sordomuda, y también que se tome declaración a una de las adolescentes abusada “con las precauciones necesarias para no revictimizarla”.

Fueron procesados con prisión por este crimen la abuela de las niñas, de iniciales N.E.D. imputada por el delito de contribución a la explotación sexual de personas menores de edad o incapaces, y tres hombres de 53, 55 y 64 años, de iniciales D.R.R.G., O.C.D.L.C. y E.E.S.F. por delito de retribución a personas menores de edad o incapaces para que ejecuten actos sexuales.

Puede haber más procesamientos en este caso a raíz de las instancias que aún quedan por delante.