Siete horas dedicó ayer el ministro Danilo Astori a explicar el ajuste fiscal en el Parlamento, en el marco de un panorama económico por demás preocupante.

Basta con ver los títulos de las láminas que Astori presentó en la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados, que comenzó a tratar el proyecto de Rendición de Cuentas, para dimensionar la situación: el nuevo escenario muestra que la economía mundial no logra recuperarse y tendrá un crecimiento modesto, se registra una caída de flujos comerciales, los precios de los commodities se mantendrán bajos, habrá un escenario recesivo en la región en el corto plazo con ajuste recesivo en Argentina y grandes dificultades en Brasil para retomar la senda de crecimiento. Y en Uruguay se confirman las dificultades para retomar el ritmo del crecimiento vigoroso, sumado a la caída en la mayoría de los sectores de la actividad.

Astori está jugado a la inversión. “El gobierno apuesta a la inversión para confirmar los niveles de crecimiento y mantener los niveles de empleo y actividad. La inversión privada es fundamental”, precisó el ministro en la comisión.

Sin embargo, datos del Banco Central del Uruguay (BCU) ponen esto en duda: la inversión pública y privada en el primer trimestre de 2016 cayó un 26%.


Si no puede ver el contenido haga click aqui

Pagan más.

Astori y el equipo económico informaron a los legisladores que este panorama explica los motivos del ajuste fiscal —”consolidación fiscal”, le dice el gobierno.

La presentación de Astori incluye un cuadro con la cantidad de contribuyentes por franjas del IRPF y del IASS. De allí surge que el 49% de los trabajadores que hoy están gravados con el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) pagará más, y que el 35,6% de los jubilados que abonan hoy el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) también deberán pagar más a partir del 1° de enero.(Ver cuadros).

Si se toma en cuenta el total de la masa de trabajadores y jubilados, el 17% pagará más por los aumentos del IRPF y el IASS, dice el informe de Astori presentado ayer en el Parlamento.

Según las cifras oficiales, 1,3 millones de personas no pagan estos impuestos; 305 mil seguirá pagando lo mismo, y 350 pagarán más.

“Acuerdos se cumplen”.

Astori aprovechó para enviar un mensaje a la bancada del Frente Amplio. Afirmó en la comisión que el acuerdo del presidente Tabaré Vázquez con la bancada “es para ser votado, para cumplirlo”, pese a la resistencia en el Frente Amplio a postergar gastos en educación pública. “Algunos gastos, solo el 10% en relación al presupuesto, que había que ejecutar en 2017 los pasamos para 2018, no los recortamos ni los eliminamos, los diferimos”, indicó Astori.

En la comisión, el diputado oficialista Gonzalo Civila (PS) insistió en que “hay que mejorar” esta Rendición. Dijo que es claro que “hubo dos lecturas” diferentes entre el Poder Ejecutivo y la bancada oficialista. Lo que genera el debate interno es “la forma de implementarlo” en la Rendición, precisó Civila.

“Yo también aprendí en el Frente Amplio que los acuerdos son para cumplir”, replicó Astori al diputado socialista.

Para la oposición, el 75% del contenido del ajuste fiscal por US$ 470 millones lo va a pagar el trabajador y el 25% será por ahorros en el Estado.

Astori rechazó esas afirmaciones con el argumento de que “se dice eso para hacerla ver como una propuesta injusta e inequitativa”, y volvió a decir que los que pagarán más son las personas con mayores ingresos.

Acerca del optimismo de apostar a la inversión, el diputado nacionalista Pablo Abdala le dijo que la inversión pública y privada cayó 26% solo en el primer trimestre de este año y más de un 8% en todo el año 2015, según el BCU. “No sé cómo se puede ser tan optimista”, afirmó Abdala.

En la reunión, Abdala también le preguntó si era verdad un comunicado de la calificadora Moodys en cuanto a que si el PBI crecía por debajo de las expectativas se habría hablado de un nuevo ajuste. “Desmiento categóricamente ese supuesto compromiso. Solo tenemos un compromiso con la sociedad uruguaya”, respondió.

Luego se refirió ante preguntas de los legisladores de la oposición a si este ajuste será suficiente. “¿Con esta Rendición de Cuentas se arreglan los problemas del país? No. Esto es un paso imprescindible, un primer paso que luego habrá que ir complementando con una política fiscal prudente en materia de gastos e ingresos. ¿En el futuro vamos a proponer otro proyecto de consolidación fiscal? La respuesta también es negativa. No vamos a proponer otra medida similar”, subrayó.