Exclusivo: Uruguay demorado en la aduana y migración de Barranquilla, llegó a las tres de la mañana al hotel

0
71

Si el panorama comenzó a complicarse a los pocos minutos de despegar el avión charter fletado por la AUF, desde el aeropuerto de la ciudad brasileña de Manaos, la odisea continuó al arribar a la estación aérea de Barranquilla con sensible retraso y… el cartón lleno en la lotería, se completó con dos bolillas que cayeron.

La primera se generó con una confusión del personal aduanero que no aceptó el correcto trámite que había realizado la AUF y el agente de viajes, Fernando Rivas.

Con buen criterio sacaron de la página web de aduanas el formulario que hay que llenar para entregar a esa repartición que se encarga de controlar la cantidad de dólares o equipamiento con el que se ingresa al país, para liquidar el pago de impuestos.

Cuando los jugadores encabezados por Luis Suárez fueron a abandonar el recinto de migración, una funcionario exigía que se llenara nuevamente el formulario que otra asistente estaba entregando.

Con Suárez -mate y termo en la mano- ansioso por salir del lugar, intervino el Dr. Eduardo Belza, Miguel Zuluaga y el propio Fernando Rivas.

Este informó que se había impreso el formulario que figura en la web de aduanas de Colombia. Finalmente, entre cabildeos, la funcionaria accedió a que la delegación pasara sin el requisito de llenar el formulario.

En cambio, aquellos que acompañamos a la delegación y que también teníamos el mismo papel completado, tuvimos que cambiarlo, procediendo a llenar nuevamente el documento, de tamaño más pequeño que habíamos completado en el avión.

La segunda bolilla que cayó, resultó ser una imprevista demora en los trámites de migración con un integrante de la delegación de Uruguay.

Con toda la delegación en el ómnibus, la tardanza en partir se fue estirando más de la cuenta. La decisión del cuerpo técnico de retener el ómnibus en el aeropuerto y no partir hasta que todos sus integrantes estuvieran dentro -o sea hasta que subiera el componente que se encontraba solucionando el tema- generó la espera más que prudencial ¿El motivo?

No hemos podido averiguarlo, pero sin duda alguna quedó debidamente aclarado, al existir una confusión de las autoridades de migración.

A tal grado llegó la demora que el ómnibus con la delegación fue el último en salir del aeropuerto y, en consecuencia, también en llegar al hotel.

Esta situación originó que los jugadores se dirigieran inmediatamente al restaurante donde los esperaba la cena.

Todo esto, cuando el reloj indicaba las tres de la mañana exactas, de nuestro país, dos horas menos en Colombia.

El avión aterrizó a las 01:35 del lunes de nuestro país (23:30 del domingo local) en el aeropuerto Ernesto Cortissoz de Barranquilla.

LA ODISEA DE MANAOS

Sobre las 21.00 horas, el vuelo tras despegar del aeropuerto de Manaos, debió regresar por un desperfecto electrónico en el avión, dentro del habitáculo nos dimos cuenta de inmediato ya  que se apagaron por completo las luces.

El capitán informó que se detuvo el motor, debido a que uno de los generadores falló.

Lo que obligó a retornar a pista, indicando a su vez que el avión siempre estuvo bajo control.

Los técnicos se encuentran en tierra realizando los respectivos testeos en el motor para detectar la falla y encenderlo nuevamente.

Si se logra solucionar el desperfecto se emprenderá nuevamente viaje a Colombia, en caso contrario no sabemos que puede acontecer. La incertidumbre es general.

Siendo las 21:50, habló nuevamente el capitán y dijo que el corte de la generación eléctrica fue debido a que, “se quemó un fusible.

Se necesita cambiarlo, podría desembarcar a los pasajeros, pero como creo que vamos a reparar el desperfecto  es preferible que la delegación permanezca dentro del avión. Pienso que no va demorar mucho”.

Se cortó el aire acondicionado, se dejaron encendidas las luces y se abrieron por completo las puertas del aparato ya que la temperatura asciende a los 32 grados en la ciudad amazónica.

A las 22.20 horas, el capitán comunicó que se cambió el fusible y no hay ningún otro inconveniente para continuar vuelo.

Se volvió a encender el aire acondicionado y se espera la orden de la torre de control para despegar en media hora rumbo a Barranquilla.

A las 22.43, finalmente el capitán anunció el despegue del avión que carreteó por la pista y levantó vuelo… Llegaba a su fin, tras dos horas de demora la odisea de Manaos.

VECINO TITULAR

Los jugadores recibieron el afecto de la gente en el Aeropuerto de Carrasco en una despedida más con la ilusión que generan en cada partida. Autógrafos e imágenes en los teléfonos en el recuerdo inolvidable.

Uruguay viaja con el ánimo en alto y el privilegio de estar arriba, en la primera posición, soñando con el pasaje directo entre los cuatro primeros al mundial de Rusia 2018.

Matías Vecino a la línea de volantes, en el único cambio… Los titulares del Maestro Oscar Tabárez presentan a Fernando Muslera; Mathías Corujo, Sebastián Coates, Diego Godín, Gastón Silva; Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos, Matías Vecino, Cristian Rodríguez; Luis Suárez y Edinson Cavani.

Los veintidós que viajaron se completaron con Martín Campaña, Gastón Guruceaga, Gastón Ramírez, Jorge Fucile, Federico Ricca, Alvaro Pereira, Matías Vecino, Diego Laxalt, Giorgian De Arrascaeta, Christian Stuani, Diego Rolan y  Abel Hernández.

El entrenamiento del lunes en el Estadio Metropolitana se planificó para la hora del partido, 17:30 de nuestro país.

Una temperatura de 26 grados recibió a la delegación a su llegada a la cálida y húmeda Barranquilla. El martes,a la hora del partido, el pronóstico indica 31° grados y cielo cubierto, con lluvia débil.

Uruguay, el puntero de la eliminatoria, en suelo colombiano.

Egidio Arévalo Ríos estirando las piernas en el avión.

Egidio Arévalo Ríos estirando las piernas en el avión

Escribe: Atilio Garrido / Fotografías: Fernando González


Warning: A non-numeric value encountered in /home4/waeatw0abqn6/public_html/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 997