El gobierno acordó con la oposición considerar como un homicidio especialmente agravado cuando un delincuente mata a un policía, a un juez o a un fiscal.

Así lo anunciaron este martes representantes de la oposición que se reunieron con el presidente Tabaré Vázquez, y fue ratificado por el prosecretario Juan Andrés Roballo.

“No se pondera el valor vida diferente de acuerdo a la actividad de las personas, la vida tiene el mismo valor para todos”, dijo Roballo.

Sin embargo agregó: “lo que sí es cierto es que se considera a quienes por su función están más expuestos, como policías, fiscales y jueces”.

El acuerdo es que la Comisión Técnica creada por el gobierno, con delegados de todos los partidos políticos, analice esta propuesta y emita una opinión de cómo concertarlo.

El senador Javier García dijo que también se acordó considerar especialmente agravado el homicidio de un trabajador, sea cual sea, pero Roballo dijo que lo que se resolvió fue pasarlo a la Comisión Técnica para que lo analice.

“No estamos hablando de esquema de agravamiento de penas, sino utilización de herramientas con las que ya se cuenta”, dijo Roballo.

El senador Luis Alberto Heber dijo también que se acordó analizar la forma de aumentar la pena mínima para el delito de homicidio intencional, que hoy tiene 20 meses de prisión y se propone llevarla a 24 meses de penitenciaría.

De esta forma dejaría de ser excarcelable, pasando a ser un delito con pena de cárcel siempre.

Por otro lado, se acordó también sacar a las cárceles del Ministerio del Interior, pasándolas en principio al Ministerio de Educación y Cultura.

“Se acuerda lo que está previsto en la ley de Presupuesto, que propone un servicio descentralizado para las cárceles, vinculado no a través del Ministerio del Interior, sino con el Ministerio de Educación, pero eso hay que ajustarlo”, dijo Roballo.